Madrid corre por descubrir

Madrid corre por DESCUBRIR

Si hay algo que hace de Madrid Corre por Madrid la carrera más especial del calendario, es su fascinante trazado. Un recorrido de película por el corazón de la capital, en el que los corredores descubrirán los encantos del Madrid más emblemático.

Considerada la más bonita de la ciudad y la primera gran carrera de la temporada, Madrid Corre por Madrid destaca por su exclusivo circuito de 10 kilómetros que sirve de aliciente para todos aquellos corredores que desean disfrutar del deporte corriendo por las calles de la capital.

La Avenida Menéndez Pelayo es solo el punto de partida de lo que será una extraordinaria hazaña en zapatillas que finalizará en el Museo del Prado. Entre medias nos cruzaremos con la imponente Puerta de Alcalá, disfrutaremos de la Gran Vía sin coches y quedaremos impresionados al atravesar algunas de las zonas más representativas de la ciudad, como la Plaza de Colón, la Plaza de Cibeles, el Palacio Real o la Puerta del Sol.

Km. 2,1. Situada en el centro de la Plaza de la Independencia, la Puerta de Alcalá es una de las cinco antiguas puertas reales que daban acceso a la ciudad, construida por mandato de Carlos III para sustituir otra anterior que databa del siglo XVI. Esta puerta monumental, inaugurada en 1778, se encuentra al lado del Parque del Retiro y en ella confluyen calles tan destacadas como Alcalá, Alfonso XII o Serrano, y constituye uno de los iconos turísticos de Madrid.

Puerta de Alcalá
Plaza de Cibeles

Km. 2,3. La Fuente de Cibeles, construida en 1782, es uno de los símbolos de la ciudad. Se encuentra situada en el centro de la plaza a la que da nombre y está rodeada por los edificios del Palacio de Buenavista (Cuartel General del Ejército), Palacio de Linares (Casa de América), Palacio de Comunicaciones (antes sede de Correos y actualmente del Ayuntamiento de Madrid) y Banco de España.

Plaza de Colón

Km. 3,1. Esta conocida plaza del centro de la ciudad, dedicada al descubridor de América, es uno de los espacios abiertos más destacados de Madrid y un enclave estratégico en el que confluyen calles tan destacadas como el Paseo de Recoletos, el Paseo de la Castellana, Génova, Serrano o Goya, así como edificios destacados como las Torres de Colón.

Edificio Metrópolis

Km. 4,1. Ubicado en la confluencia entre las calles Alcalá y Gran Vía, este emblemático edificio, uno de los símbolos de la zona, fue diseñado en 1905 por los arquitectos franceses Jules y Raymond Février para albergar la compañía de seguros La Unión y el Fénix, aunque la obra final la llevó a cabo el español Luis Esteve.

Gran Vía | Callao

Km. 5. La centenaria Gran Vía es una de las principales arterias de la ciudad y una de sus avenidas más emblemáticas. Su creación, entre 1910 y 1931, supuso el comienzo de la modernización de la ciudad con la construcción de los primeros rascacielos del país y la incursión de las corrientes arquitectónicas del momento procedentes de Estados Unidos.

Calle Preciados

Km. 5,1. La calle comercial más importante de España está repleta de firmas de moda, entretenimiento y tecnología. En esta zona se repiten los comercios de las cadenas de moda más famosas (Zara, H&M, Mango, Blanco, Camper… etc.), grandes almacenes y numerosas zapaterías y tiendas de complementos.

Puerta del Sol

Km. 5,3. Céntrica y bulliciosa, la plaza de la Puerta del Sol es uno de los emblemas de Madrid. En su planta semicircular confluyen varias de las calles históricas y más transitadas de la ciudad, como Mayor, Arenal, Alcalá o Preciados, y concentra varios de los elementos más representativos de esta urbe.

Plaza de Ópera

Km. 5,8. La Plaza de Isabel II, también conocida por los madrileños como Ópera, es el lugar donde se encuentra el Teatro Real o de la Ópera, sede de algunas de las representaciones más importantes de la cultura en Madrid. En la plaza se encuentra también el Real Cinema que, cuando se inauguró en 1920, era el mayor de España.

Palacio Real

Km. 6,2. Morada regia desde Carlos III hasta Alfonso XIII, el Palacio Real de Madrid nos propone un viaje por la Historia de España. Aunque no está habitado por los actuales monarcas, el recinto es la residencia oficial de los reyes. Entre las más de 3.000 estancias del Palacio Real de Madrid destacan la Escalera Principal, el Salón del trono y la Capilla Real.

Catedral de la Almudena

Km. 6,4. La Catedral de Madrid, en el Madrid de los Austrias, tiene una corta pero intensa historia. Los primeros planos de la iglesia fueron trazados en 1879 por Francisco de Cubas con la idea de que sirviese de panteón para la fallecida reina María de la Mercedes. La primera piedra se puso en 1883 pero cuando el Papa León XIII otorgó en 1885 la bula por la que se creaba el Obispado de Madrid-Alcalá se transformó el proyecto de la iglesia en catedral.

Plaza de la Villa

Km. 6,7. La Plaza de la Villa es uno de los conjuntos monumentales mejor conservados de Madrid. Está situada en el casco histórico, cerca de la Puerta del Sol y ha sido la sede del Ayuntamiento de la capital.

Glorieta de Atocha

Km. 9,3. Esta Plaza, conocida popularmente como Glorieta de Atocha, está presidida por una reproducción de la Fuente de la Alcachofa, cuyo original se encuentra en el cercano Parque del Retiro. La Glorieta esta rodeada por notables edificios, como el Ministerio de Agricultura, antiguo Ministerio de Fomento. En su fachada, dos grandes cariátides simbolizan la Industria y el Comercio. El grupo escultórico que remata el frontón es obra de Agustín Querol. Simboliza la Gloria ofreciendo palmas y laureles al Arte y la Ciencia.

Museo del Prado

Km. 9,8. El Museo Nacional del Prado preside uno de los itinerarios turísticos más visitados de la capital: el Paseo del Arte. Además de Las meninas de Velázquez y de Los fusilamientos del 3 de mayo de Goya, en sus salas pueden verse obras maestras de las escuelas española, italiana y flamenca. El Prado cuenta con una valiosa colección de 8.600 cuadros y más de 700 esculturas. Es recomendable consultar una guía y preparar la visita antes de entrar en el museo.

Plaza de Neptuno

META. En el Paseo del Prado se levanta la Fuente de Neptuno. Por orden del rey Carlos III, Juan Pascual de Mena comenzó a crear esta escultura de mármol en 1780, y en 1786 su discípulo José Rodríguez finalizó la obra. La figura aparece de pie sobre un carro, tirado por dos caballos marinos, rodeados de delfines. Muy cerca se sitúan numerosos edificios emblemáticos como el Hotel Palace, el Palacio de Villahermosa, el Museo del Prado, el Hotel Ritz, el Congreso de los Diputados y, más al fondo, la Iglesia de San Jerónimo el Real.

previous arrow
next arrow
ArrowArrow
Slider